Reparaciones

Cómo quitar el gotelé

Gotele Wall Texture

El gotelé es una técnica en la que se esparce pintura más gruesa de lo habitual para conseguir un acabado con grumos, pero actualmente casi no se utiliza y muchos queremos que nuestras paredes sean lisas. Hoy os mostramos cómo quitar el gotelé de forma fácil.

Antes de empezar

Tenemos que comprobar el tipo de gotelé, por ello debemos rascar un trozo pequeño y diluirlo en agua. En caso de que se disuelva se trata de un gotelé al temple, mientras que si no se disuelve en el agua se trata de un gotelé plástico, que es un poco más complicado de quitar.

En ambos casos es muy importante cubrir el suelo con cartón o plástico y retirar de las estancias todos los muebles que podamos, ya que al quitar el gotelé se suele manchar bastante. También tenemos que proteger los enchufes y puntos de luz con cinta para que no entren en contacto con los productos que vamos a utilizar.

Cómo quitar el gotelé

Si se trata de gotelé al temple lo primero es humedecer la pared con un pulverizador, una esponja o un rodillo de pintar. Después quitamos el gotelé con una espátula o una lijadora, una tarea que puede llevarnos varios días, y alisamos la pared con aquaplast de renovación, aplicándolo con una espátula ancha y retirando el que sobra. Cuando se haya secado lijamos las paredes. Si observamos que se han quedado imperfecciones entonces pasamos otra capa de aquaplast, dejamos secar y volvemos a lijar. Finalmente, cuando hayamos retirado todos los restos de polvo con una esponja tras haber lijado, procedemos a pintar las paredes del color que más nos guste.

En el caso del gotelé plástico debemos aplicar con la ayuda de un rodillo ecoestabilizador diluido en un 10% de agua en la pared. Después tenemos que rociar la pared con agua con la ayuda de un pulverizador y retirar el gotelé plástico con una rasqueta. Tras quitar el polvo con una esponja aplicamos con una espátula una pasta niveladora en la pared para alisar así toda la superficie.