Trucos

Cómo quitar una bombilla rota

Broken lamp

Alguna que otra vez muchos de nosotros hemos tenido que quitar una bombilla que está rota o atascada, una tarea que puede ser más sencilla si seguimos unos consejos prácticos.

Precauciones al retirar la bombilla

Lo más importante antes de manipular cualquier bombilla es asegurarnos de que no haya contacto con la electricidad. Por ello si se trata de una bombilla de una lámpara apagaremos y desenchufaremos la misma. En el caso de que la bombilla esté en una lámpara de techo, un foco u otro sitio que no se pueda desenchufar, debemos apagar la corriente eléctrica. En ambos casos es importante dejar que la bombilla o sus restos se enfríen para evitar quemaduras.

Otra precaución muy importante a tener en cuenta es el tipo de bombilla, ya que si es de las que contienen mercurio no se deben romper, ya que es tóxico.

Además es recomendable utilizar unos guantes gruesos para evitar cortes.

Trucos para quitar la bombilla rota

En el caso de que la bombilla se haya roto puede haber restos en el casquillo, por ello lo mejor es terminar de romper los restos que queden con la ayuda de unas tenazas. El casquillo se tiene que quitar preferiblemente con unas pinzas especiales que podemos adquirir en una ferretería o tienda especializada, aunque también es posible utilizar las tenazas.

Un truco es usar un trapo o una pelota de goma pequeña y apretarla con fuerza sobre el casquillo para que nos ayude a desenroscarlo.

También podemos utilizar un palo, siempre que sea de madera, para terminar de romper la bombilla y sacar el casquillo con facilidad. Tenemos que poner papel de periódico debajo o una caja para recoger los restos de cristal.

Por último podemos utilizar una patata cortada por la mitad y ponerla en los restos de los cristales para que se clave y podamos girarla, retirando así el casquillo.