Ideas

Cómo reacondicionar el aspecto de una mesita

mesita

Veamos como podemos brindar una nueva oportunidad a esa mesita de centro que ya pensábamos en desecharla. Una tarea que no requiere de grandes habilidades y con óptimos resultados. Necesitaremos: una plancha de goma espuma, un metro de tela, papel lija, cera y tinte.

Lo primero que debemos realizar será intentar de poner en condiciones adecuadas la estructura de madera de la mesa. Para ello, debemos de lijar suavemente las patas. Hay que hacerlo en el sentido de las vetas de la madera hasta lograr que quede totalmente limpia de cualquier resto de pintura. Después limpiamos bien a los efectos de que ninguna partícula de aserrín pueda alterar la terminación de cera y tinte que le daremos. Será fundamental dejar secar muy bien para que luego no manche la tela que utilizaremos. Es necesario esperar como mínimo 24 horas para un buen secado.

Después grapamos la goma espuma que tiene que ser una pieza entera y de igual medida de la mesa más los bordes. Lo ideal es que sea con un espesor de 5 o más centímetros. De la buena ubicación de esta pieza de goma espuma dependerá el resultado final que logremos. Ahora ubicamos la tela con grapas, que tiene que tener las mismas medidas que la goma espuma más dos centímetros en todo la longitud para colocar por dentro a la manera de un dobladillo. Primero fijamos los laterales, firmes, para evitar dobleces y arrugas. Las esquinas es lo más dificultoso, lo mejor será hacer dos dobleces, uno por cada lado e intentar unirlos en el borde inferior. Como también debemos hacer los dobladillos, si sobra un poco de tela, se puede cortar sin inconveniente.

También se pueden dar algunas puntadas con alguna hebra simple para que no se deshilachen. Para culminar el trabajo, sacamos brillo a las patas de la mesita con un paño de algodón. Tenga en cuenta que si la mesa se piensa usar con relativa frecuencia, conviene ponerle un cristal grueso sobre el tapizado.