Restaurar

Cómo realizar la técnica del decapado

Espátula y brocha

El decapado consiste en la eliminación de viejas capas de pintura o barniz de diferentes superficies, sin dañar el soporte dónde se encuentra. Existen varias formas de realizarla, pero una de ellas siempre es la más efectiva para cualquier material y tipo de superficie dónde se aplique. Descubre cómo realizar la técnica del decapado para restaurar muebles, paredes o cualquier tipo de superficie de la forma más fácil y sin producir daños.

En el mercado existen diferentes sustancias para emplear en la técnica del decapado, capaz de actuar en cualquier tipo de pintura o barniz, consiguiendo su fácil desprendimiento. Estas sustancias se denominan decapantes, y las puedes encontrar en cualquier superficie de bricolaje o pintura.

Un decapante universal puede actuar de forma muy sencilla sobre la pintura de cualquier superficie, descomponiéndola y logrando que pueda eliminarse fácilmente. Presenta una textura en gel para facilitar su manejo, por lo que se puede aplicar en soportes horizontales y verticales.

Para su utilización es necesario utilizar guantes para evitar cualquier contacto con la piel. Con una brocha se debe aplicar generosamente sobre la pintura o barniz que deseamos eliminar, y esperar unos minutos para que el decapante pueda actuar, penetrando y despegando las capas más internas.

La pintura o el barniz después de unos minutos quedará levantada, y podremos retirarla sin problema con una espátula. Si el soporte tenía varias capas profundas de pintura, podemos volver a aplicar el decapante para seguir eliminando las que no se hayan despegado con la primera pasada.

Una vez eliminadas todas las capas, rematamos pasando un cepillo húmedo para limpiar bien la zona. Antes de aplicar una nueva capa de pintura, debemos esperar a que el soporte quede completamente seco para lograr un perfecto acabado en nuestro trabajo final.

Recuerda utilizar siempre estos productos con mucho cuidado y prestando especial atención a un manejo adecuado de sustancias que pueden resultar tóxicas.