Ideas

Cómo reciclar todo aquello que genera una reforma

Residuos

Hay dos tipos de manitas. Están los que realizan reciclaje de residuos y los que se olvidan de el cuándo termina la obra. Hasta que no sepas cómo gestionar los restos de cemento, pintura, aceite, tubos, etc. no eres un auténtico ciudadano del mundo, con lo que no te podrás llamar manitas de ninguna manera.

A continuación os daremos unos consejos de cómo convertirte en un manitas de verdad, de los que reciclan todo lo que generan:

Con residuos urbanos no peligrosos.

Son los que surgen cuando arreglamos una puerta, una ventana, un grifo. No son residuos peligrosos y se pueden reciclar casi todos. Esta es la mejor manera de hacerlo:

ACEITE VEGETAL: Los aceites del hogar se eliminan con material orgánico (Con papel o cerrándolo en botellas de plástico con tapón) o llevándolos a los puntos limpios.

MADERA: Se convierte en aglomerado para volverse a usar. Una tonelada de aglomerado se consigue con seis árboles. Otras salida es la biomasa o el compost.

MUEBLES ANTIGUOS: Se pueden reutilizar o entregar a grupos locales de recogida que se encargan tanto de retirarlos del hogar

PAPEL Y CARTÓN: El embalaje de los materiales se debe reciclar para proteger el medioambiente. Es importante eliminar cualquier elemento extraño (grapas, cintas adhesivas y plástico).

CHATARRA METÁLICA: Únicamente se pueden reciclar aquellos que contengan latón (grifos, casquillos,…), plomo (material de fontanería, tubos de pasta de dientes,…), cobre (cableado eléctrico, tubos de gas, transformadores,…), hierro (puertas y ventanas), estaño (soldaduras,…) y aluminio (bandejas, ventanas, platos,…).

VIDRIOS: Se deben depositar en el contenedor verde. Su reciclaje ahorra agua y energía y se puede hacer de forma ilimitada.

Con residuos urbanos no peligrosos.

La pintura viene en envases que contienen sustancias tóxicas. Los fluorescentes también están hechos de materiales peligrosos. Estos componentes se convierten en un riesgo para la salud humana. Contienen sustancias que dañan el medio ambiente, por lo que hay que tener mucho cuidado y atención.

PINTURAS Y ACEITES: No se pueden depositar en la basura de la casa ya que contienen materiales tóxicos contaminantes y provocarían fuertes olores creando un entorno nocivo. Se deben llevar a puntos limpios.

RESIDUOS ELECTRÓNICOS (RAEE): Contienen materiales peligrosos. En el punto limpio se pueden separar sus componentes, se tratan habitualmente los más peligrosos y se reutilizan los demás.

TUBOS FLUORESCENTES: Pueden contener mercurio y otros metales peligrosos que pueden ser reutilizados, por lo que también deben ser depositados en puntos limpios.

PLÁSTICOS Y PVC: Según del tipo que sean, se puede moldear con el calor o pueden ser una fuente de energía a partir de su residuo molido. Se deben depositar en el contenedor amarillo.

Etiquetas: