Ideas

Cómo reciclar un rallador

one set of graters in different shapes and colors

Puede ser que el rallador que tenemos en casa ya no sea tan bueno para su función. Con los años y el uso va perdiendo sus filos. También puede ser que al visitar nuestro tan valorado mercadillo de pulgas (siempre hay uno más o menos cerca de todos… y si no está cerca, pues a buscarlo de todas formas) donde nos encontramos con un bonito lote de dos o tres ralladores iguales entre si, pero tan inútiles para su función que nos los llevamos por casi, casi nada. Se me ocurren varias ideas con ellos  y de hecho ya he aplicado una y estoy implementando la otra. Veamos un poco más.

La primera idea, nos puede resolver dos problemas

Lo que haremos será usar el rallador que ya no ralla, para colgar los aretes. Queda súper lindo y podemos ponerlo sobre la cómoda del dormitorio o en la mesita de noche. El segundo problema que nos puede resolver es cómo añadir color para un dormitorio. Podemos pintarlo de un color bien llamativo y luego hacer cojines de ese color. Si el resto es claro, con esto generamos un impacto muy interesante.

La segunda idea es muy adecuada si tenemos varios ralladores

Se trata de colgar un rallador o varios desde una madera (si es antigua mucho mejor) y usarlos como lámparas. Lo interesante es que podemos usar tres o cuatros luces, que salen a pleno en el sector inferior y muy filtradas (por lo orificios) en todos los laterales. En una cocina, sobre el área de trabajo me parece genial. Genera clima, da un tono muy fábrica que hoy día se usa mucho.

Si aún no nos sentimos capaces de hacer una instalación como la que requiere la lámpara que os contaba, podemos hacer algo más intermedio. En las noches de verano que ya se acercan, podemos usarlos como candelabros en el jardín, se me ocurre que en una cena romántica.