Restaurar

Cómo recuperar una mesa tocinera

Cómo recuperar una mesa tocinera

Hay veces que buscamos algo en los mercadillos y no aparece ni un solo ejemplar en meses, hace mucho que estoy tras una mesa tocinera. Otras veces, al ir solo vemos eso que hemos estado buscando tanto tiempo. El punto es que si realmente queremos eso, lo queremos original y antiguo de verdad, solo es cuestión de tener paciencia, recorrer varios lugares  y a la larga, algo va a aparecer. Si hay un mueble que queda súper bien en un estilo rústico  o que también se puede usar como combinación  en otro tipo de estilo (por ejemplo, industrial) o en contraste con algo más moderno, es una verdadera y antigua mesa tocinera.

Un objeto de decoración con muchas posibilidades

Las hay de varios tamaños y formas, pero son realmente valiosas en cuanto a las posibilidades decorativas  y de uso que nos brindan. Puede ser desde una pequeña mesa que dejaremos en el recibidor, hasta una mesa de comer.

Cuidado con el estado de la madera

En general están un poco castigadas cuando compramos una mesa tocinera original. Los productos de limpieza a los que se sometía la tabla superior durante el uso original hacen que se encuentre desgastada. En lo  personal eso es lo que más me gusta, cambiar eso es hacer que pierda el encanto. Sin embargo, puede ser que tenga carcoma o termitas, por lo que hay que resolver ese problema. Luego podemos cubrir con masilla los orificios o dejarlos a la vista. Opto siempre por dejarlos a la vista ya que acentúan la sensación de el paso del tiempo.

Las patas suelen estar en mejor condición, pero depende del caso. El primer punto es igual al anterior. Algo que queda muy bien en estas mesas es pintar las patas de un color y la tabla superior o sin pintar o de otro color. La madera desnuda arriba y un decapado en las patas da un efecto inigualable.

Una mesa tocinera, como esta nos ayuda a crear un estilo con reminiscencias del pasado