Ideas

Textiles, cómo renovarlos con un original sello

Cómo renovar los textiles con un original sello

La consigna es rodearnos de lo que nos gusta, no gastar mucho dinero (de ser posible, poquísimo) y hacerlo nosotros mismos, es el caso con los textiles de hoy. Si no disfrutamos lo que hemos hecho, nos ha quedado bonito y no nos ha costado dinero, pues estamos en problemas. Pero hoy días vamos más lejos aún, la idea es decir algo con nuestra decoración o más bien se puede decir, ambientación. Porque el punto no es que quede bien decorado, o sea, bonito, el punto es que nos refleje. Hoy vamos a ver una muy simple y muy barata técnica para intervenir los textiles de nuestra casa, pero de nosotros mismos depende decir algo con ella. Os doy la técnica, la creatividad va por cuenta de cada uno.

Si hay algo que es simple de manejar y nos da opciones son los sellos

Intervenir los textiles de la casa, sea una cortina o un cojín, decorándolo con sellos en el mismo es muy simple y no necesitamos de nada complicado. Lo único que hay que comprar es pintura para telas, en los colores que más nos gusten. Tengamos en cuenta que vamos a crear más colores luego, si mezclamos bien los mismos.

El sello lo haremos con una simple y común patata

Vamos a lavarla bien y la cortamos en dos. Tomamos una de esas mitades y con un corta galletas de forma divertida vamos a trabajar. Lo único que hay que hacer es colocar el corta galletas en la parte central y hundirlo completamente. Con un cuchillo retiramos todo lo que queda a sus lados. Si el corta galletas tiene medio centímetro, por ejemplo, el corte será de medio centímetro, de modo que quedará elevada esa parte que hemos cortado. Retiramos el elemento de corte y tendremos nuestro sello.

Preparamos la pintura, humedecemos nuestro sello y solo nos resta apoyarlo con firmeza sobre la tela que queremos marcar. Para eso usaremos la tela limpia y seca sobre la mesa, pero debajo de ella vamos a colocar un cartón y un plástico, para no pintar la mesa. Con práctica podemos tallar nuevos sellos, a mano sin necesitar el corta galletas y seguir decorando nuestros textiles.

La patata nos da posibilidades que ni pensábamos.