Reparaciones

Cómo reparar un grifo que gotea

Tap on white background. Isolated 3D image

Muchas veces tenemos un grifo en casa que gotea de forma constante y que obviamente resulta muy molesto, sobre todo si lo oímos por la noche, y que además nos supone un gasto en la factura del agua.

Consejos

Con frecuencia pensamos que si cerramos el grifo fuertemente el goteo cesará, y puede que sea así, pero desconocemos que en muchos casos lo único que conseguimos es agravar más aún el problema debido a que oprimimos la junta y se deteriora más rápidamente.

De todas formas a veces es suficiente con apretar las piezas y tornillos, que pueden estar flojos. Si el problema persiste lo mejor es repararlo lo antes posible. Los materiales que necesitamos para el arreglo son una llave inglesa y las piezas necesarias para sustituirlo. Podemos desmontar el grifo y ver qué piezas necesitamos y adquirirlas en una ferretería.

Reparación

Una vez que tengamos las piezas hemos de cerrar la llave de paso, tanto del agua caliente como del agua fría, con el objetivo de evitar pérdidas de agua mientras estamos reparando el grifo

Normalmente la avería se suele localizar en la junta del cierre, una pieza de goma con forma circular. Debemos soltar el embellecedor  y después acceder al cartucho interior, desenroscándolo con la llave. En la zona inferior del cartucho observaremos una tuerca o tornillo que sujeta la junta, pues bien, debemos soltarlo, extraer la junta y por último cambiarla por la nueva que habíamos adquirido.

A veces, a pesar de cambiar la junta, el problema persiste. Esto puede deberse a que la avería haya afectado al cuerpo del grifo, concretamente al aireador o al rompechorros. También puede que esté desgastada  la zapata, una pieza que se encuentra en la parte inferior. Lo mejor es cambiarla por una nueva de goma.