Restaurar

Cómo restaurar una cómoda antigua

restaurar cómda

Cualquier mueble antiguo que tengas por casa o que presente un aspecto deteriorado se puede restaurar dándole un cambio radical. En esta ocasión nos proponemos recuperar una cómoda. Con dedicarle un poco de tiempo y una inversión muy reducida conseguiremos renovar su imagen.

Hay distintas opciones para hacerlo, desde pintar de nuevo la cómoda o simplemente forrando los cajones. Antes de nada hay que sacar el mueble al jardín o a la terraza. Quitaremos los cajones y pomos para proceder a darle una mano de decapado. Para este paso nos ayudaremos de una mascarilla y de guantes de goma. Lo aplicaremos por toda la superficie con la ayuda de una brocha.

Dejaremos que actúe durante una hora más o menos. Una vez que haya transcurrido este tiempo se podrá retirar la pintura de la cómoda utilizando una espátula. Este proceso de decapado hay que repetirlo las veces que sea necesario hasta que se aprecie la superficie original del mueble.

El siguiente paso nos llevará a lijar la superficie y a limpiarla con un trapo húmedo para quitar toda la suciedad que pudiese acumular, ya sea polvo o restos de pintura. Es importante hacerlo bien.

Ahora con la ayuda de una brocha echaremos un producto impregnante. Hay que dejarlo que se seque bien porque el siguiente paso será pintar o barnizar. Dependerá de nuestro gusto. Lo más normal es que apliquemos un par de capas.

Si tenemos intención de darle un toque diferente a esta cómoda se puede forrar el interior de los cajones con papel. Tomamos las medidas y lo cortaremos, para a continuación pegarlo con cola blanca. Lo último que haremos será pintar de un color oscuro los pomos de los cajones, a poder ser con pintura acrílica. Conseguiremos que no se noten los desperfectos. Antes de colocarlos en su sitio hay que dejarlos secar.