Reparaciones

Cómo soldar cables

Hands soldering wires together with black background and smoke

Un trabajo bastante común a la hora de realizar tareas vinculadas con la electricidad es de soldar cables. Pero el miedo de unos a deteriorar los cables y el de otros a lastimarse hace que sean pocos los que se atrevan con este trabajo, sobre todo si no se tienen conocimientos previos.

La soldadura de cables es el método más adecuado para hacer los empalmes y asegurarnos de que los cables estarán unidos el mayor tiempo posible. Entre las herramientas necesarias para realizar esta labor están un soldador eléctrico, pasta desoxidante, pincel, cinta aislante y una bobina de estaño.

Con un pincel aplicaremos pasta desoxidante en el punto de unión que tengamos que realizar, evitando además que haya oxidación y los cables se puedan estropear e incluso quedar inservibles.

Acto seguido será el momento de poner a calentar el soldador y cuando haya adquirido la temperatura adecuada los pasaremos por la parte inferior de los cables, donde se unen, para que se vayan calentando y la pasta que hemos echado se ablande.

El punto más difícil llega a continuación, cuando tenemos que utilizar la bobina de estaño. Sobre la unión de los cables ya calientes habrá que colocar la punta del estaño y justo debajo el soldador, con mucho cuidado de no tocar en ningún momento el cable porque se podrían quemar y los dañaríamos por completo.

Fundir el estaño

A medida que vamos trabajado con el soldador el estaño se irá fundiendo y se cubrirá con él los alambres del cable. Es preciso que comprobemos también que quede bien sellado el lugar donde acaba el alambre y empieza el forro del cable. Esta labor de soldadura podría servirnos para las lámparas de casa.

Para ir acabando será preciso que dejemos enfriar la soldadura hasta que el estaño se convierta en una masa sólida, que fije correctamente los cables. Una vez que esto suceda podremos cubrir la unión con cinta aislante.