Trucos

Cómo taladrar recto

taladrar

Parece sencillo, pero taladrar recto no está al alcance de todos los manitas aficionados. Más de uno lo pasa mal para conseguir el agujero perfecto. 

Algunos taladros vienen con un soporte vertical que nos resultará de gran ayuda, pero os mostramos otros trucos que os vendrán bien si tenéis que hacer un agujero en la pared o en una madera.

Una guía como referente

Lo más aconsejable es emplear una guía que se pueda apoyar sobre la superficie en la que estamos trabajando. De esta manera la broca se guiará en forma perpendicular. En el caso de que no tengamos una guía podemos fabricarla.

Para ello taladraremos una madera de unos dos centímetros de grosor y a continuación la fijamos sobre la superficie que vayamos a realizar el agujero. Taladraremos a través de este orificio, que servirá como referencia a la broca. Te estarás garantizando así una agujero perfecto sin que se mueva el taladro.

Otro recurso empleado por los manitas consiste en usar arandelas metálicas. Para ello es necesario que sean un poco más grandes que la broca empleada para taladrar. Una vez que se elija la arandela adecuada realizaremos una marca en el sitio donde vayamos a hacer el agujero, se pone la arandela en la broca y el taladro en la posición precisa para trabajar.

Taladrar despacio

Aunque seamos unos buenos manitas, esta tarea exige hacerla despacio, controlando la posición de la arandela. Apreciaremos si se realiza correctamente en el caso de que la arandela quede en medio de la broca. Si se viene hacia nosotros es posible que lo estamos haciendo torcidos. Ten en cuenta que necesitarás taladrar correctamente para darle vida a la pared con distintos objetos decorativos.

Como se puede apreciar todos estos trucos resultan muy eficaces y sencillos, así que ya no tienes disculpas para realizar agujeros rectos con tu taladro.