Ideas

Cómo trabajar con pasta de sal

Five plasticine people

La pasta de sal tiene muchas ventajas. Una de las más importantes es que es muy, pero muy barata. Pero no se limita a eso, es de uso simple, cuanto más practicamos más cosas veremos que podemos hacer, se hornea en casa  y se puede usar con los niños. Una excelente idea para el fin de semana, sobretodo en los lugares donde va a llover, es juntar a los peques y unos amigos, para dar rienda suelta a la creatividad haciendo cosas muy bonitas. Las manualidades con nuestros hijos nos dan momentos inolvidables.

La fórmula de la masa es muy fácil de recordar

Vamos a necesitar una taza de sal, dos de harina, una cucharada sopera de aceite común (se puede usar glicerina) y una taza de agua. En realidad el agua la vamos aplicando de a poco y tal vez no sea necesaria toda la taza o tal vez se necesite algo más. Simplemente mezclamos todo y cuando la masa se puede separar del borde del recipiente cuando la estamos haciendo sin que se nos pegue en los dedos, ya está pronta. Mientras no se usa se guarda en bolsa cerrada para que no se seque. Si queremos puede ir a la heladera por dos días.

Vamos a modelar las pequeñas piezas como se nos ocurra

Si son muy frágiles podemos trabajar sobre papel para horno, el cual directamente vamos a dejar en la horneada. El punto es llevar a un horno de 120 grados durante más o menos media hora. Todo depende del número de piezas y el tamaño de las mismas.

Una vez frías las piezas las podemos pintar con acrílico o acuarela. Una mano final de barniz le da un bonito acabado.