Trucos

Consejos para clavar clavos con total seguridad

Martillo y clavos

En muchas ocasiones, el simple trabajo de clavar un clavo con el martillo puede ser una tarea peligrosa si no se realiza con seguridad, ya que podemos golpearnos y hacernos mucho daño. Si quieres evitar todo tipo de riesgo a la hora de hacer tus trabajo de carpintería, sigue estos sencillos consejos para clavar clavos con total seguridad.

Golpearse en la mano con el martillo mientras estamos clavando un clavo es más frecuente de lo que parece. Sin embargo, no es necesario ser un carpintero profesional para conocer los trucos para evitar todos estos accidentes. Se trata de trucos muy sencillos utilizando materiales muy comunes que puedes encontrar en casa, para así evitar tener que coger el clavo con tus manos, y aumentar la distancia de seguridad entre tus dedos y la cabeza del martillo.

Uno de los consejos más extendidos es sujetar el clavo con una pinza para la ropa mientras estás clavándolo con el martillo; de esta forma no tendrás que sujetarlo con la mano, sino con la pinza. Utiliza un pinza que sea de sujeción fuerte para que el clavo no se te escape durante los primeros martillazos.

Otra opción mucho más fuerte para sujetar el clavo pueden ser unos alicates, más útiles para los clavos que más se resisten a entrar en la madera.

Para los que quieran aumentar la distancia de seguridad aún más, y poder clavar los clavos de forma más cómoda, se pueden poner entre las púas de un peine para evitar que se muevan. Si no tienes ningún peine adecuado a mano, inserta el clavo en una cartulina o cartón, y tan sólo tendrás que sujetarla mientras utilizas el martillo.

Para clavar clavos y puntas muy pequeñas, lo más sencillo será siempre hacer un agujero guía a mano para que sirva de soporte para clavar más fácilmente sin que se resbale. Recuerda también que el martillo hay que sujetarlo más alejado de la cabeza para que los golpes sean más precisos y poder hacer nuestra tarea más rápida y segura.