Trucos

Cómo conservar la pintura

A todos quienes nos gusta pintar nos ocurre de tanto en tanto que cuando vamos a buscar la pintura que tanto  nos gustaba y que quedaba en el bote casi lleno, la encontramos seca o en mal estado. Eso es porque no hemos cerrado bien el bote, o no hemos hecho las cosas bien en cuanto al uso. Debemos acostumbrarnos a usar bien la pintura para que se pueda conservar en buenas condiciones, aún cuando se trate de una cantidad bien pequeña.

Pintar sin ensuciar

Cuando abrimos el bote por primera vez y vamos a trabajar, debemos proteger todo el borde del mismo con cinta de enmascarar o cinta papel. De esta forma no se va ensuciando ese borde que es lo que provoca que luego no se pueda cerrar correctamente y la pintura se seca. Claro que os parecerá imposible, porque justo en ese borde es que apoyamos al pincel para retirar el exceso de pintura antes de comenzar.

Para eso debemos proceder de otra forma. Debemos pegar un trozo de cuerda fina de modo que atraviese toda la abertura del bote pasando por su centro. Pegamos con mucha firmeza ambos extremos con cinta. Ahora ya podemos mojar el pincel en la pintura y sobre esa cuerda que atraviesa la boca del bote apoyamos para retirar los excesos.

Cuando terminamos de pintar, retiramos la cuerda y toda la cinta que hemos puesto bordeando la boca del bote. Queda como nueva, cerramos con mucha firmeza y guardamos. Un dato  interesante: siempre se debe almacenar el bote sobre la boca y no sobre la base.