Ideas

Convertir la buhardilla en una habitación

convertir buhardilla en habitación

La buhardilla es un espacio más de la casa, que en ocasiones queda relegado a un segundo plano. Lo dedicamos para almacenar trastos, pero siempre se le puede sacar más partido si lo acondicionamos y lo convertimos en un espacio habitable como puede ser una habitación.

En primer lugar hay que adaptarse a las dimensiones de la buhardilla, y a partir de ahí colocaremos los muebles y la decoración pertinente. En esta ocasión vamos a transformarla en un dormitorio, que puede resultar muy válido para cualquier miembro de la casa o para cualquier persona que nos visite.

Lo adecuado será colocar la cama en el lado que tenga el techo más bajo, para que de esta manera podamos movernos libremente por la estancia sin golpearnos en la cabeza con el techo. También existe la posibilidad de colocar armarios empotrados o estanterías que se adapten a la forma peculiar de sus paredes, aprovechando así mucho mejor el espacio.

Si tuviésemos el espacio suficiente estaría bien poner un pequeño tabique y habilitar un aseo para no tener que bajar las escaleras cada vez que sea necesario ir al baño.

Pero también tenemos otras opciones para decorar la buhardilla. Se puede acondicionar como sala de cine, de estudio, rincón de ocio o gimnasio. Al estar una planta por encima del resto el ruido no será un problema y se le dará distintas utilidades, ya sea para hacer deporte, leer o ver una película.

Para convertirla en una habitación de recreo, donde puedas pasar ratos muy agradables, solo necesitas un sofá cómodo, una televisión y alguna estantería para guardar libros y discos. Los más animados pueden optar por transformarla en una sala de fiestas con barra americana para las bebidas, mesa de billar o diana para dardos. Se le puede sacar mucho rendimiento si somos capaces de aprovechar el espacio.