Ideas

Paso a paso el craquelado con cáscara de huevo

Si hay un efecto que me resulta siempre interesante es el craquelado. No es muy complicado de hacer, ya que sea usando craquelador que venden en las tiendas, o con técnicas caseras. La forma que vamos a ver hoy es la más simple de todas y queda súper bien. Como siempre que vemos una técnica os recomiendo practicar mucho en superficies de prueba y luego que se domina, dejar volar la imaginación para ver donde aplicarla. Lo más simple: cajas de madera y porta retratos.

La técnica

Primero preparamos la superficie con una mano de pintura. Una vez seca y limpia la madera pincelamos un sector con cola vinílica (lo vamos haciendo por sectores para que no se seque la cola). Sobre ella, colocamos trocitos de cáscara de huevo y pegamos. Veremos que la cáscara obviamente no es plana, pero con la mano la pegamos rompiendo un poco si es necesario, no es necesario deshacerla completamente antes. Cubrimos toda la superficie cuidando que quede todo bien pegado.

La pintura

Una vez seco tenemos varias opciones. Una es pintar con pintura en aerosol, y una vez seco, damos una patina. Para eso vamos a aplicar cera incolora con betún de Judea. Aplicamos y retiramos, de modo que en las grietas quede ese color oscuro.

Otra opción es aplicar una pintura negra, por ejemplo, algo diluido. Antes que seque, con una tela limpia retiramos la pintura con suavidad, de modo que queda un sombreado muy lindo.

En ambos casos damos terminación con una mano de barniz, que puede ser en aerosol.