Trucos

Cuidado con el mercurio de las bombillas de bajo consumo

Lightbulb

Hoy en día todos tenemos bombillas de bajo consumo en casa. Entre sus grandes ventajas se encuentra su bajo consumo de electricidad. De hecho pueden consumir hasta cinco veces menos electricidad que las antiguas bombillas incandescentes, lo cual nos permite sin duda un importante ahorro en nuestra factura. Pero no todo son ventajas. Uno de sus mayores inconvenientes es su contenido en mercurio, un metal peligroso y que puede afectar a nuestra salud.

Consejos con el mercurio

Cuando se estropee una bombilla de bajo consumo no la tires bajo ningún concepto a la basura de casa. Lo mejor es depositarla con cuidado en un Punto Verde. Estos puntos específicos puedes encontrarlos en ferreterías y otros sitios especializados y posibilitan que el mercurio sea tratado correctamente.

En el caso de que se rompa una bombilla de bajo consumo en casa no inhales el mercurio y ventila la estancia lo antes posible, ya que durante un corto espacio de tiempo la concentración en el aire de mercurio puede ser elevada. Si tienes la calefacción o el aire acondicionado en marcha apágalo. Además, debes limpiar rápida y meticulosamente los restos que puedan quedar evitando el contacto con la piel.

Y también

Es recomendable el uso de toallitas húmedas en la piel para que los posibles restos no se adhieran. No utilices la aspiradora y tira los utensilios que hayas utilizado para la limpieza depositándolos en una bolsa o un bote que después debes cerrar herméticamente.

Si la ropa que llevamos ha estado en contacto directo con el mercurio de una bombilla de bajo consumo rota lo mejor es tirar esa ropa, poniéndola en una bolsa de plástico.

Pues ya lo sabes, ten cuidado mientras manipules estas bombillas, evitando en todo momento que se rompan. Y no te olvides de tirarlas en un Punto Verde, tu salud y la del planeta te lo agradecerán.