Trucos

Decapé: una técnica antigua que renueva

deca

Cambiar el aspecto de un mueble es más simple de lo que parece. Hemos visto muchas formas de hacerlo, pero existen muchas más. Aquí veremos una de las que más me gustan: el decapé o decapado. Es una técnica de pintado, surgida en Francia hace cuatro siglos. Consiste en aplicar un color muy claro sobre el mueble y crear una veladura sobre el mismo, de modo que aumenta la luminosidad.

Primero hay que lijar cuidadosamente el mueble, y como siempre decimos, en el sentido de la madera. Mezclamos partes iguales de pintura plástica mate de color claro, con látex y agua. Es importante obtener una mezcla homogénea, por lo tanto, tomarse el tiempo de hacerlo bien. Pincelamos la pieza, cuidando de usar muy poca cantidad de pintura cada vez. Inmediatamente lijar algunas zonas, descubriendo la base.

Cuando esté casi seca, repetimos el procedimiento, siempre son el pincel casi seco. Con un poco de pintura al óleo de un color madera o similar, cortamos la uniformidad del color. Volvemos a pasar el pincel casi seco, y lijamos algunas zonas. Debes elegir bien los lugares para lijar, de modo que resalten, pero con naturalidad.

Al día siguiente, cuando estamos seguros que está bien seco, podemos encerarlo. La cera recomendada para estos casos es la de ebanista nogal. Ya puedes sacarle brillo con un paño de algodón o fibra natural, cuidando no rayar, y trabajo estará terminado.

Si bien se puede usar en todo tipo de muebles, es importante elegirlo bien antes de usarlo. Tal vez no es una buena idea para un mueble vanguardista o muy moderno, aunque esto va a gusto de cada persona. Pequeños muebles, sillas, cunas, son ideales.