Ideas

Decoración de San Valentín

Si bien no soy claramente fanática de San Valentín, reconozco que le podemos dar un toque personal y divertido a algo que está pensado más que nada, como un evento comercial. Si bien la idea de gastar por gastar no me atrae nada, sobretodo cuando diciembre ha dejado las finanzas muy en rojo, el dar un toque especial a ese día es algo que puede hacerse casi sin gastar ni un euro, o solo algunos pocos.

La idea es hacer una decoración efímera para ese día, tal cual si de un cumpleaños se tratara. Con unas cartulinas y unas tijeras podemos hacer pequeños corazones o motivos muy románticos, que podemos colocar en lugar de las fotos que ya tenemos en los marcos (al día siguiente todo vuelve a su lugar por lo que no hay que preocuparse) o destinando parte de una pared a eso.

Dos consejos: pocos colores, no usar una paleta completa y tamaño de pequeño a moderados, no corazones que sean carteles de calle. No es necesario invadir toda la casa con San Valentín, podemos centrarnos, por ejemplo, en el dormitorio o tal vez la cocina.

En ese caso se puede colocar velas dentro de frascos de vidrio, como ya hemos visto antes  y pegar por fuera corazones, de modo que proyecten la luz de un modo distinto.

Si tenemos una lámpara de papel, de esas esféricas la podemos personalizar. Son muy baratas así que hay que tenerlos en cuenta. Con papel de seda o papel de arroz, recortamos corazones que pegaremos a modo de pétalos en esa lámpara.