Ideas

Decoraciones polémicas

Decoraciones polémicas

La decoración del hogar es el reflejo de uno mismo. La estética y la funcionalidad que siempre recalcamos, son los puntos más importantes. Pero deben, o pueden, reflejar aspectos de la personalidad o gustos de las personas que habitan ese lugar. Claro que a veces, las cosas no son tan simples.

Un punto posible de conflicto es que los gustos de quienes viven en el mismo hogar no coincidan mucho. Respetar los espacios de cada uno, donde pueda expresarse, es una buena solución.

Pero hay gustos que pueden herir la sensibilidad de otros. Un ejemplo emblemático es el de la taxidermia. Para un cazador tener un trofeo importante en una pared, es relevante. Claro que para los demás puede verse como colgar cadáveres en las paredes. Incluso puede resultar agresivo hasta para las personas que visitan esa casa.

Lo primero es que cada uno exponga que es lo que más le interesa destacar en la decoración. Después, negociar.