Ideas

Cómo decorar una pared con marcos

Algunas personas creen que la decoración implica siempre una inversión importante en objetos de diseño muy caros. Nada más lejos de la realidad, una buena decoración no depende del dinero, depende del buen gusto. Y si tenemos muy buen gusto, la inversión puede ser muy pequeña. Si a eso le sumamos un poco de técnica, con una ida a un mercadillo de pulgas, una pasada por la ferretería, podemos tener un resultado de película. El punto es que cada uno lo haga a su manera no siguiendo un plan de otros.

Para dar textura y color a una pared, nada mejor que usar marcos. Se pueden conseguir por muy poco dinero, de segunda mano. No conservamos el cuadro si no nos gusta  y trabajamos con el marco. Las ideas son muchas.

Armar conjuntos

Si alquilamos un piso pintado de blanco y no vamos a pintar, pues con un grupo de marcos, hacemos dos conjuntos de tres marcos, de diferente tamaño. Jugamos con los colores de esta forma. Ambos conjuntos pueden ser de igual color o no. Si queremos un efecto dramático, sobre la pared blanca, solo los pintamos de negro y los colgamos así, sin contenido.

Crear contrastes

Si queremos algo más cálido, usamos un color fuerte, que luego vamos a repetir en los detalles de la decoración, como por ejemplo, cojines.

En el caso de poder pintar la pared, por ejemplo de un lavanda, pintamos los marcos de igual color y les damos una pátina blanca. Con esto solo estamos dando textura, es un efecto de volumen y nada más. Nuevamente, dejamos los marcos solos, sin contenido.