Herramientas y MaterialesTrucos

Dejemos el mármol mucho más blanco

dejemos-el-marmol-mucho-mas-blanco.thumbnail

A todos nos agradan las encimeras de mármol, pero al decidirnos instalarlas en un baño o en la cocina tenemos cierto temor por las posibles manchas que puedan aparecer. Vemos la forma de limpiarlas.

El mármol constituye una piedra porosa que requiere de ciertos cuidados. Primero que nada es fundamental evitar el contacto con ácidos como el vinagre o el limón, que lo corroen, y también las grasas, que pueden llegar a penetrar en él y mancharlo. Las manchas de tinta salen sencillamente con una aplicación de agua oxigenada y unas pocas gotas de amoníaco. Será necesario extender esta combinación uniformemente por todo el mármol, dejarla secar muy bien y luego, retirarla con un trapo algo humedecido.

Si se tratan de manchas de grasas, el mejor consejo será disolver 25 gramos de jabón blanco en medio litro de agua tibia o caliente. Debemos intentar que la mezcla quede lo más uniforme posible. Una vez fría, agregamos dos cucharadas de amoníaco hasta lograr una masa densa.

Frotamos con esta pasta la zona de mármol que se presenta manchada. La dejamos secar y posteriormente frotamos con un paño hasta que la manchas desaparezca por completo. Un último consejo: el mármol jaspeado disimulará mucho mejor todas las manchas.