Reparaciones

Desatascar tuberías

Desatascar tuberías

Las tuberías tapadas, es uno  de los problemas más desagradables que nos pueden ocurrir en el hogar, pero que es perfectamente evitable. En lugar de tener que recurrir a un fontanero o a hacer cosas no tan bonitas, lo ideal es acostumbrarse a prevenir, algo que se  puede hacer con toda facilidad y sin estrés. El dato más importante: gastando muy, muy poco.

Veamos que hacer

El punto clave es que los atascamientos no se producen (o rara vez lo hacen) de un momento al siguiente. Es un proceso en el cual vamos viendo como cada vez es más lento el desagüe de ese sector. De hecho hasta puede oler mal. Antes que eso ocurra: revisar siempre las rejillas, mantenerlas en buenas condiciones y muy limpias; al menos una vez al mes colocar un producto que evite el atascamiento. En lo personal, por efectivo y barato o recomiendo usar sosa o soda cáustica, algo que mi mamá y mis tías me han enseñado a hacer cada poco tiempo.

Si ya se ha  atascado tenemos dos caminos

El más simple es aplicar la receta de bicarbonato y vinagre. En este caso vamos a verter tres cucharadas de bicarbonato e inmediatamente, dos de vinagre (la cantidad puede ser mayor pero esa es la proporción). No hay que asustarse porque se produce una espuma, es lo normal. Una vez que vemos la espuma, vertemos un vaso de agua hirviendo.

La otra solución es colocar un recipiente grande debajo del sifón y desarmarlo. Una vez que lo hemos quitado ya lo podemos limpiar y desatascar completamente.