Trucos

Desmontar un mueble que luego hay que montar

Close Up Of Man Assembling Flat Pack Furniture

Obviamente no estoy proponiendo un juego que no tiene sentido. Si desmontamos un mueble o un armario,  para luego volver a armarlo, la idea es que se desmonta en un lugar y luego se arma en otro. Es parte habitual de lo que hacemos al preparar una mudanza. El punto es que no nos ocurra, como muchas veces pasa, que al intentar volver a armar el mueble, nos sobren no solo tornillos, sino que nada encaja con nada. Si no se han perdido o dañado piezas, eso no puede ocurrir. Claro, ocurre, veamos como se puede evitar.

Llevar un registro

El primer punto es ser extremadamente ordenado. Una excelente ayuda es fotografiar mucho. No necesitamos calidad, con el móvil alcanza y sobra. El punto es que se vacía el mueble y de a poco vamos desmontando. Se registra cada parte del proceso porque si bien nos parece fácil, luego al montarlo no lo será. No vamos a recordar todo lo de todos los muebles, mucho menos en una mudanza.

Ser muy meticulosos

Los tornillos, baldas, todas las piezas se etiquetan y guardan en orden. Por ejemplo, los tornillos se colocan en un frasco o bolsa que diga “tornillos puerta derecha”. Así con todo. Esas piezas pequeñas se colocan todas en un recipiente de plástico, de esos que cierran muy bien, de modo que no se pierda ni una sola de esas bolitas.

Para comenzar a montar vamos a distribuir las piezas, todas a la vista y en orden. Vamos a comenzar siguiendo el procedimiento que hemos visto en las fotos, obviamente que en sentido inverso.