General

Diferencias entre calefacción. Calderas de gas natural y calefacción eléctrica

heating room thermostat

Ahora con el mal tiempo, muchas personas están preguntándose si merece la pena, a la hora de conseguir calor para sus hogares, utilizar la calefacción eléctrica o la de gas natural. La duda es más grande porque cada tipo de calefacción cuenta con sus ventajas y desventajas y en muchas ocasiones se trata de ver cuál se adapta más a cada familia.

Probablemente, el sistema de calefacción más económico de ambos sea el gas natural, aunque hay que tener en cuenta que dependiendo de cómo evolucionen los precios esto puede seguir igual o cambiar. Otras de sus ventajas son que es poco contaminante, es eficiente y tiene un gran rendimiento calorífico. El único inconveniente con respecto al otro es que tiene gastos como por ejemplo las calderas de gas natural y también requiere mantenimiento, pero suele ser más barato.

Dentro de la calefacción eléctrica, la más recomendable puede ser la de suelo radiante, porque se encuentra bajo el suelo funcionando a menor temperatura, aunque la de acumuladores aprovechan las tarifas nocturnas para dar calor durante el día (ideal para los que quieren temperatura estable todo el día), y la bomba de calor es buena para grandes espacios siempre que no se usen mucho y requieran calor rápido. Consume más, pero es más económico y sencillo en su instalación, e incluso en ocasiones merece la pena, aunque en la mayoría de los casos se recomienda la instalación de gas natural.

Los precios:

Para que nos hagamos una idea, aunque no son cifras exactas porque los precios varían constantemente:

  • 1 Kwh de electricidad tiene un precio de más de 15 céntimos
  • 1 Kwh de gas natural tiene un precio inferior a 5 céntimos (4,78 aproximadamente) 

El consumo que se realizará a final de mes depende mucho de cómo sea la casa . Factores como el tamaño, orientación, aislamiento y muchos otros; además de las necesidades de calor que tengan las personas que se encuentren allí. Es recomendable consultar las páginas web del servicio que se tenga contratado, ya que muchas de ellas ofrecen orientaciones del consumo aproximado.

Reflexiones finales: qué es mejor 

La calefacción eléctrica es más indicada para los que quieren una instalación rápida y barata sin importar el consumo que se haga, como es ideal para viviendas que hacen poco uso de la calefacción o son de uso ocasional; mientras que la de gas natural es idónea para los que prefieren pagar más en la instalación pero no quieren gastar tanto en el consumo de calefacción todos los meses, y también para los que ya tienen suministro de gas en la vivienda para otros usos.