Trucos

Disimular el cuadro de la luz

Disimular el cuadro de la luz

El cuadro de  la luz tiene un valor estético bajo (por no decir que es feo) pero con la desventaja adicional de encontrarse en general, en el recibidor o en el salón. Obviamente que eso es algo que tiene mucho sentido, porque cuando necesitamos acceder a el, en general estamos en problemas y sin luz. Como tiene que estar donde esta, debemos hacer como que no está y nada más. Lo mismo ocurre con los cables, los necesitamos pero no quedan bien. Tener claro cómo disponer cables es un punto importante. Pues tenemos varias opciones, cada uno verá la que más le gusta.

La primera y obvia opción es ocultarlo detrás de un cuadro

Lo que no es tan obvio es hacerlo en uno que en lugar de tener que quitarlo para acceder al cuadro de luz, se fije lateralmente con bisagras, por lo que no hay que quitarlo. Esto lo podemos hacer también con un espejo. Es práctico y estético a la vez.

Caja para las llaves

Otra opción que se usa mucho, sobretodo cuando el cuadro de luz se encuentra en el recibidor, es colocar un cajetín para las llaves. Pero si tenemos la suerte que se encuentra en el recibidor pero no en un lugar alto, sino todo lo contrario, una idea que es excelente es instalar un simple zapatero delante de el. No solo no vamos a ver más el cuadro de luz, sino que acostumbraremos a la familia a dejar los zapatos en ese lugar al entrar al hogar. La diferencia al limpiar luego los suelos y alfombras es tan notoria que os vais a asombrar.