Ideas

Dónde tirar los restos de bricolaje

Depositphotos_28688289_l

Siempre que hacemos una tarea quedan restos de bricolaje que pueden ser peligrosos o tóxicos. Lo mejor es no almacenarlos en casa, pero tampoco tirarlos a la basura normal, ya que en muchos casos contaminan el medio ambiente o pueden ser peligrosos.

Pinturas y otros restos de bricolaje

En el caso de restos de bricolaje, como barnices, pinturas, lacas y disolventes, debemos ser especialmente cautelosos, ya que sus componentes químicos son muy tóxicos.

Aunque quede muy poco producto en la lata no debemos tirarlo como si fuera un envase cualquiera, sino que lo mejor es acudir a uno de los puntos verdes que se encuentran en las ciudades y dejarlo ahí. Si un producto acaba en el lugar equivocado afecta negativamente a la gestión de los residuos urbanos, produciendo contaminaciones innecesarias e indeseadas al mezclarse con otros residuos que podrían ser recuperados fácilmente. Por tanto es muy importante que llevemos a un Punto Limpio los restos de materias tóxicas.

Tipos de contenedores

En los contenedores amarillos debemos tirar los envases de plástico, los briks, las latas, las chapas y las tapas de metal, así como el papel de aluminio y film transparente. Por su parte en los contenedores verdes se tiran los restos de vidrio. En los contenedores azules ponemos los envases y cajas de cartón, los restos de papel, las bolsas de papel… El contenedor marrón está indicado para residuos orgánicos, como restos de comida y de jardinería. Por último en el contenedor gris dejaremos los residuos que no se recogen de forma selectiva, como pañales, colillas…

Puntos verdes

Son el lugar indicado para tirar residuos como juguetes, tubos, cintas de vídeo y CD, y como no, envases de productos tóxicos, como los disolventes o pinturas, y otros productos como bombillas, fluorescentes y restos de madera.

En muchos supermercados y otros lugares hay contenedores especiales para pilas. En las ferreterías también suelen recoger bombillas.