ReparacionesTrucos

Evitar problemas en los canalones del tejado

Young man on latter cleaning house gutters

El agua de lluvia y los residuos que se acumulan en el tejado son conducidos al exterior mediante los canalones. Para evitar problemas en ellos es preciso que realices un mantenimiento frecuente, ya que de lo contrario podrían originarse humedades en el interior.

Al menos un par de veces al año es necesario que realicemos una limpieza en profundidad, que suelen ser en primavera y otoño. Esto es debido a que se prevén lluvias muy intensas, por lo que si no tenemos a punto los canalones podrían atascarse.

Lo mejor para limpiarlos es emplear una manguera a presión, que nos ayudará a quitar la mayor parte de la suciedad. Para acabar con las manchas más pegadas será necesario utilizar a continuación un chorro más fino. Lo haremos además a una distancia más corta.

En otoño es muy probable que se llene de hojas, por lo que se recomienda colocar una rejilla a lo largo de todo el canalón. De esta manera nos estaremos ahorrando mayores esfuerzos en el futuro. Y es que así se evitarán las obstrucciones que pueden acabar generando graves problemas tanto en la fachada como en el interior de la casa. La limpieza de los canalones es sin lugar a dudas un buen trabajo de temporada.

Reparar posibles fisuras

Los canalones tampoco se libran del desgaste, sobre todo porque permanecen al aire libre y estás sometidos a las inclemencias meteorológicas. En el caso de que apreciemos alguna fisura se puede reparar con una cinta asfáltica autoadhesiva o sellar con un bitumen si se trata de una fisura más grave. Otro caso bien diferente es cuando se produce una rotura más grande que nos llevará a sustituir el canalón afectado.

Antes de recurrir a cualquier solución hay que limpiar la superficie afectada con un cepillo de alambre o una rasqueta.