Trucos

Cómo fabricar un exfoliante en casa

Si bien son muchas las tareas de bricolaje que disfruto plenamente, la fabricación de cosméticos caseros es tal vez la que más me gusta. El cuidado personal es muy importante  y hay que saber que se puede hacer de un modo eficiente sin invertir fortunas en ello. La satisfacción de ver resultados claros y notorios con algo que hemos fabricado con nuestras propias manos, solo se iguala con el placer de compartir esos secretos. Que alguien nos pregunte como hemos hecho para tener la piel tan sana, es todo un logro  y mucho más cuando le pasamos la receta.

Exfoliación casera

Una parte muy importante del cuidado de la piel, no solo del rostro, es mantenerla limpia, exfoliada y luego bien nutrida. La exfoliación es algo que tenemos que tener la conducta de repetir cada cierto tiempo, para que sea efectiva. Una de mis máscaras favoritas  y es la que más uso, es la de harina de maíz, un elemento clave para librar la piel de impurezas.

Vamos a necesitar harina de maíz, agua de rosas, azúcar, el zumo de un limón y solo unas gotas de aceite de limón.

En un recipiente de vidrio o madera mezclamos una cucharada de azúcar, con una cucharada de harina de maíz y dos cucharadas de agua de rosas. Mezclamos muy bien y agregamos el zumo de un limón al que le hemos retirado las pepas. Agregamos para finalizar, dos o tres gotas de aceite de limón.

Aplicamos sobre el rostro recién lavado, con movimientos circulares. Dejamos actuar 15 minutos y aclaramos con agua tibia. Finalizamos con una crema nutritiva.

Foto: captura inkanatural.com