Herramientas y Materiales

Fabricar tu pintura de interiores

Casual woman painting a wall and smiling

La primera y obvia pregunta sería porque querría yo fabricar mi propia pintura, si en la tienda la venden ya hecha y no es para nada cara (o no tan cara como solía ser). Pues la respuesta es simple: porque esto es aún más barato, tiene la satisfacción de lo hecho en casa y es mucho menos tóxico, si  hacemos las cosas bien. No quiere decir que la pintura de la tienda sea un material peligroso pero esto es mucho más ecológico. Solo es cuestión de práctica para obtener los colores que queremos. Por otra parte, con estos costos podemos cambiar el color de la casa cada vez que se nos ocurra.

Los ingredientes

Solo vamos a necesitar cal hidratada, leche, agua y pigmento (puede ser líquido o en polvo). Como siempre que vamos a trabajar vamos a usar las medidas de seguridad, como gafas y guantes.

Cómo hacerlo

En un recipiente adecuado vamos a colocar una taza de cal hidratada. Le agregamos de a poco agua hasta que tenga la consistencia de una pasta, ni más ni menos. Por otra parte vamos preparar el pigmento de igual forma, agregando agua hasta que forme una pasta.

El siguiente paso es ir agregando leche a la pasta de cal hidratada, hasta que quede con la consistencia de una crema (en especial la de la crema agria para ser más concretos). Una vez bien mezclado agregamos el pigmento. La clave es integrar muy bien.

Mi recomendación es preparar cantidades pequeñas, siempre anotando los porcentajes de cada elemento para respetarlos con mayor cantidad, hasta que demos con el color que más nos gusta. Es solo cuestión de práctica.