Herramientas y Materiales

Fabricar tu propia tabla de cortar profesional para la cocina

Tabla de cortar

Una tabla de cortar profesional puede llegar a alcanzar un precio elevadísimo en el mercado. Los cocineros profesional no dudan en gastar el dinero que sea necesario para tener una tabla de excelente calidad, pero, ¿por qué gastarte ese dinero si puedes fabricar tu propia tabla de cortar profesional para la cocina en tu pequeño taller de bricolaje? Toma nota de cómo hacerlo.

 

 

 

 

 

Cortar la madera

En primer lugar debemos escoger una madera de dureza media que sea de calidad. Podemos comprar en cualquier superficie de bricolaje un tablero de unos 3 cm de grueso, del que sacaremos la tabla y las dos piezas para la base.

Cortamos las piezas utilizando una sierra de calar con hoja de corte para madera. Lijamos los bordes con un papel de lija para quitar las astillas que hayan quedado sueltas.

 

Colocar la base

 

Las dos piezas que hemos cortado serán también de unos 3 cm de ancho, y nos servirán para utilizar como base para que nuestra tabla no se deslice cuando la utilicemos para cortar. Atornillamos bien estas dos piezas en la base para que queden bien resistentes.

 

 

Lijar bien la superficie

 

Para que quede una tabla de cortar mucho más profesional, haremos unas ranuras en los bordes para contención de líquidos. Para ello, marcamos con cinta adhesiva una plantilla alrededor de dónde quedarán las ranuras, y con la fresadora las marcamos utilizando esta guía. Lijamos bien los bordes al acabar con la fresadora, para quitar los restos de astillas levantadas.

 

Dar una capa de aceite

 

Por último, aplicamos una generosa capa de aceite de cocina impregnando bien la madera. Cuando esté seca, colocamos en la base un adhesivo de material adherente para que la tabla no se mueva al usarse.

El mantenimiento tan sólo tendrá que hacerse con pequeños pasajes de la lija cuando se levante alguna astilla, y con aplicación de más aceite para mantener la madera.

Esta tabla de madera para cortar es una herramienta de trabajo en la cocina que puede servirte para toda la vida, ya que se pueden mantener como nueva muchos años.