Ideas

Faldas para los lavabos, una buena idea

Faldas para los lavabos, una buena idea

Hay cosas que se han usado mucho y luego dejado de usar, como la falda en los lavabos. El punto es que si nos gustan mucho, no debe importarnos en que fase se encuentra, moda o demodé. Cuando estamos haciendo que nuestro espacio nos refleje, nos de calidez, nos haga sentir bien estar ahí, lo que debemos escuchar es nuestro gusto y no lo que manden los expertos. En el caso de un piso alquilado debemos tener en cuenta, a su vez, que no es muy buena idea hacer inversiones enormes en algo que no es nuestro. No por eso debemos estar incómodos, lo que hay que hacer es apelar a recursos que no requieran de inversión o esta sea muy pequeña.

Al decorar el baño

Cuando estamos decorando o redecorando un baño, un punto importante es el lavabo. Las faldas en los lavabos nos hacen un aporte de color y diseño muy importante. En un baño todo blanco pero sin gracia alguna del piso que hemos alquilado, una falda divertida, que vamos a combinar perfectamente con el resto de los textiles (cortina de la ducha, toallas, etc.) cambia notoriamente. Estas faldas pueden ser más o menos fruncidas o simplemente rectas. En ambos casos no es necesario ser los reyes de la aguja para hacerla nosotros mismo. En el caso de ser recta solo debemos calcular la tela para cubrir la superficie, más un poco en largo y en ancho para dobladillos. En el caso de ser fruncida, vamos a necesitar dos o tres veces el ancho a cubrir, de acuerdo al frunce que mejor nos parezca.

Ganar espacio debajo de los lavabos

Un punto que no se puede dejar de valorar es que se gana un espacio de guardado que antes no se tenía. Si el pedestal es muy grande y el lavabo pequeño, tal vez no sea mucho, pero siempre suma. En caso de ser más grande, podemos poner uno o dos estantes.

Los textiles en el cuarto de baño deben ser siempre tenidos muy en cuenta.