Ideas

Hacer un curso de chapista

Hacer un curso de chapista

A mal tiempo buena cara y ver como salimos de esta, pero como salimos mejor de lo que entramos. Esto es lo que me han enseñado en mi casa, en especial mi abuela, que había pasado por muchas, como todas las personas de su generación. Pues vivir esta crisis económica es una gran oportunidad de hacer un cambio importante en la vida. Eso si, en el mundo de hoy no hay lugar para los improvisados, hay que capacitarse.

Como os decía en un post anterior, las personas que leen este blog son personas que tienen un especial gusto por la actividad manual, pero a su vez por decorar o más bien, un importante sentido estético. Sin duda alguna un chapista tiene que tener todo esto, además de ser una persona muy prolija que le da mucha importancia a los detalles.

También hace pocos días os hablaba de las cintas de tesa para proteger a nuestros vehículos. Cuando investigaba un poco para escribir ese post, me llamó mucho la atención la cantidad de vehículos que necesitan reparaciones menores, pero todo el año  y en una cantidad asombrosa. Por lo tanto, el trabajo para los chapistas es abundante.

Claro que como en todos los casos es importante hacerlo con gente seria que de una preparación con una cierta base teórica que nos permita comprender porque se hace así  y una parte práctica que asegure esa destreza necesaria para esta actividad.