Herramientas y Materiales

Herramientas de pintura: rodillo

Paint roller

En la vida casi todo es cuestión de costumbre. Si aprendemos a hacer algo de una forma y nos da buenos resultados, es altamente probable que sigamos haciéndolo siempre de esa forma, como por ejemplo pintar tu casa. Tal vez no sea la mejor, pero es la que sabemos hacer. La verdad es que esa forma de proceder no es la ideal  y reconozco que lo hago repetidas veces.

Equipo para pintar

Un excelente ejemplo es lo que me ocurre con la pintura, algo en lo que somos muchos los que caemos en el mismo error. Si nos hemos acostumbrado a usar la brocha, nos cuesta el rodillo y lo mismo a la inversa. Hasta hace muy poco casi nunca usaba el rodillo. Sin embargo, si usamos el adecuado en la forma adecuada, es más que útil, por lo que deben formar parte del equipamiento para pintar que tenemos en casa.

Tipos de rodillos

El rodillo se debe elegir de acuerdo a la pared y a la pintura que vamos a usar. Cuanto más irregular es la superficie, cuanto más  texturada se encuentre, más largo tiene que ser el pelo del rodillo, de modo de poder llegar a la superficie completa. Si la pared es bien lisa, se puede usar un rodillo de pelo corto o incluso uno de espuma.

Pero no solo es la superficie la variable determinante. Si la pintura que vamos a usar es vinílica o acrílica, el rodillo indicado es el de pelo largo. En el caso de usar una pintura al agua el rodillo indicado es el de pelo corto.

Queda claro que son las dos variables las que importan, por lo tanto para que el acabado sea perfecto, tomemos en cuenta ambos puntos.