Trucos

Iluminación de espacios exteriores

Iluminación de espacios exteriores

La iluminación de un jardín o terraza tiene dos objetivos: estética y funcionalidad. La estética que se puede lograr con una iluminación adecuada es simplemente impactante. Una noche de verano en un jardín donde se ha sabido destacar lo destacable y ocultar lo que no interesa, es todo un logro. Claro que la funcionalidad es lo que hace que ese jardín o terraza sea utilizable. Si bien no se necesita un luz demasiado intensa para cenar, tampoco tenemos que adivinar donde queda el plato  y mucho menos comer sin ver de que se trata.

Cuando tenemos que dar luz a una zona como una mesa, la iluminación descendente es la ideal. La luz desde arriba es la más adecuada en estos casos.

La iluminación ascendente es casi siempre ornamental. Es ideal para resaltar un grupo de plantas altas o un arbusto. Un aspecto interesante es jugar un poco con el efecto de darle un cierto ángulo. En esos casos si combinamos dos fuentes de luz generamos una sensación más que agradable.

Iluminar un sendero no requiere de mucho. Con unos simples spots, marcamos el sendero. No se necesita nada más  y no tiene que ser una luz intensa.

La iluminación puntual es la que se usa para destacar algo realmente impactante, como puede ser una escultura o una estatua. No hay que exagerar en este sentido, pero si destacar algo hermoso.

La clave es conseguir una combinación armoniosa. Unos focos tenues que marcan el sendero, una iluminación ascendente en esos arbustos que nos han dado tanto trabajo y estan espectaculares, una buena luz sobre la mesa  y si tenemos la suerte de tener una escultura, pues a mostrarla.