Ideas

Imágenes engañosas

Cuando nos quieren vender algo, un objeto, un servicio, lo que sea, la imagen es un punto muy importante. Todos lo usamos y está perfecto no es algo que se discuta. Lo que si me parece muy discutible es la honestidad o no de una imagen. Por ejemplo, en moda, el fotoshop que nos muestra cuerpos imposibles, caras con una luminosidad irreal, etc. Pues en decoración esto es algo que también nos pasa  y con mucha frecuencia.

El caso de los antes y después es muy simple. Nos muestran una habitación antes  y una después que parece otra. Por supuesto que los colores y la decoración cambian mucho, pero en estos casos se recurre a algunos trucos. Os cuento cuales.

En la imagen de antes, la iluminación es muy inferior a la de después. De hecho hasta hemos visto fotos en que el  antes es de noche y el después de día. Sin ser tan burdos, es obvio que se ilumina de otra forma.

Otro punto clave es el encuadre. En las fotos anteriores al cambio se usan encuadres más cerrados. Luego del cambio, se abre el encuadre logrando una sensación de amplitud mayor que la decoración en si misma ha logrado.

El truco más simple de todos, es que en la foto más antigua, hay muchos más objetos innecesarios. Si observamos bien, hay hasta un desorden. En la de la renovación todo está en su lugar y no sobra nada.

Me parece excelente mostrar el antes y el después. Lo bueno es que aprendamos a mirar bien, sin engañarnos con un efecto algo alterado.