Herramientas y Materiales

Instalación de un canalón en el tejado de casa

Canalón en el tejado

La instalación de un canalón alrededor del tejado de la casa es muy importante para recoger el agua de lluvia y así evitar que se acumule en ciertas zonas del tejado y acabe produciendo humedades o filtraciones. Del mismo modo, la instalación debe ser correcta para que el desagüe se haga bien, y aunque no es un proceso complicado, necesitarás conocer estos consejos para la instalación de una canalón en el tejado de casa.

A la hora de comprar un tamaño y diámetro de canalón debemos tener en cuenta la superficie del tejado. Es decir, para tejados más amplios que ocupan más superficie, durante las lluvias acumulará más agua, y el canalón deberá ser de mayor diámetro para que pueda recoger esa capacidad de agua sin que se rebose. Para tejados con superficies más pequeñas, bastará con canalones de un diámetro de 80 a 100 milímetros.

Una vez elegido el tipo de canalón, comenzaremos con su instalación, para la cual debemos preparar el tejado retirando la primera tira de tejas, con el fin de facilitar el atornillado de los ganchos que sujetarán el tubo.

Escogemos los lugares exactos dónde colocaremos los ganchos, situando primero los de los extremos, y después los del centro con cierto espacio entre ellos. Con la ayuda del taladro, utilizando una broca adecuada según el tipo de material, abrimos los agujeros dónde atornillaremos los ganchos.

El canalón necesita una leve inclinación para facilitar que corra el agua, para conseguirlo, podemos colorar ganchos a diferentes alturas, girando ligeramente cada uno para facilitar la curva.

Una vez colocados los ganchos, y antes de colocar el canalón, situamos la pieza de bajante en la esquina de la casa. Para colocar el canalón tomaremos como referencia la bajante. Sujetamos bien la bajante con ganchos a lo largo de la pared al igual que los utilizados en el tejado.

A continuación colocamos el canalón sobre los ganchos, y lo aseguramos doblando sobre los ganchos las pestañas que contiene. En casa uno de los extremos que no coincide con la bajante, debemos colocar las correspondiente tapas para que el agua no salga por estos lados.

Una vez unidas todas las piezas, las aseguramos con un hilo de silicona en todos los bordes para evitar que puedan producirse fugas en los lugares de unión (en las esquinas, en las tapas y en la unión con la bajante).

Como último paso tan sólo tendremos que volver a colocar las tejas que habíamos retirado al principio para volver a dejar el tejado como estaba.