Ideas

Instalar la nueva nevera

Cuando compramos una nevera no es muy complicado instalarla nosotros mismos. Claro que hay que tener en cuenta que en algunos casos, para que la garantía sea válida la instalación la tiene que hacer un técnico autorizado. Veamos si es el caso, pero de no ser así, manos a la obra que es poco lo que debemos tener en cuenta.

El lugar adecuado

El primer punto es ver donde la vamos a colocar. En la mayoría de las cocinas solo hay uno o dos lugares posibles. Obviamente que antes de comprarla debemos medir si entra o no. El lugar ideal tiene que tener el suelo muy bien nivelado y una distancia superior, posterior y ambos laterales suficiente para que el equipo se ventile. No puede estar junto a una fuente de calor y mucho menos de humedad.

Hay que verificar si el enchufe es el adecuado y si la potencia de nuestra casa admite este equipamiento. Algunas neveras deben estar 24 horas en el lugar antes de ser encendidas.

Alinear con el suelo

Una vez puesta en el lugar elegido hay que regular las patas ajustables para que quede perfectamente nivelada. El siguiente punto es ver si vibra mucho al encenderla. Si es el caso debemos comprar unos patines antivibraciones, punto muy importante para que el equipo dure lo que debe durar.

El siguiente punto es lavarla bien en su interior, una vez retiradas las protecciones, con agua tibia con jabón (desconectada, por supuesto). Aclaramos bien y secamos a conciencia. Ahora si la encendemos definitivamente, con el termostato a mediana temperatura. Solo vamos a colocar un par de botellas con agua y cuando llegue a la temperatura deseada, ya podemos introducir los alimentos.