Ideas

Jardín en minitura con cactus y plantas crasas

Cactus con flores

Disfrutar de un pequeño jardín en el interior de casa y utilizarlo como elemento decorativo principal en cualquier habitación es posible. Con esta práctica idea podrás tener tu propio jardín de interior en miniatura, utilizando plantas que requieren muy poco cuidados y que se mantendrán perfectas mucho más tiempo.

Vamos a crear un pequeño jardín de interior para decorar nuestro hogar a partir de plantas crasas y cactus. Las plantas crasas son conocidas también como plantas “suculentas”, formadas por hojas gruesas cargadas de líquido, que al igual que los cactus las hacen mucho más resistentes y por ello se mantienen perfectas sin apenas requerir ningún cuidado especial.

Para el cuidado de estas plantas, el único requerimiento será utilizar una parte de sustrato mezclada con 2 partes de arena. Estas plantas no necesitan demasiada agua para su mantenimiento, por lo que la arena impedirá que se acumule el agua en la maceta, optimizando mejor el medio sin exceso de humedad.

Mezclamos bien el sustrato con la arena, y rellenamos el tiesto dónde vamos a colocar las plantas crasas y los cactus. Se sacan las plantas elegidas de sus tiestos de plástico, y se van colocando en el sustrato, presionando alrededor levemente con los dedos para que la planta quede bien anclada a la tierra.

Cuando tengamos todas las plantas colocadas correctamente en el tiesto principal, podemos añadir sobre la superficie un poco de gravilla o rocas pequeñas, para cubrir la tierra y que quede aún más decorativo.

Recuerda que estas plantas no precisan un riego diario, pero sí que según la humedad del medio dónde se encuentre, van a precisar un riego semanal o cada dos semanas si se encuentra en sitios bastante húmedos. No hay que pensar que estas plantas no necesitan regado, porque pueden acabar por secarse por completo.

Podemos colocar el jardín en miniatura con cactus y plantas crasas en el lugar de nuestra casa que deseemos, siempre evitando que les dé demasiado sol directo que pueda secar las plantas y la tierra por completo.

Una vez terminado, sólo queda disfrutar de esta bonita decoración, ¡y tener cuidado de no pincharse con los cactus!