Ideas

Limpiar el cubo de la basura

Limpiar el cubo de la basura

Hay quienes odian limpiar vidrio, pero les encanta planchar. Hay quienes odian planchar pero adoran ordenar los armarios. Hay quienes adoran cocinar pero odian limpiar lo que ensucian en el proceso. Sin embargo, lo que seguro no hay, es alguien que el guste limpiar el cubo de la basura, justamente algo que debe permanecer lo más limpio posible. Es la tarea más desagradable de todas las posibles del hogar, pero hay formas de que no sea ni tan pesada ni tan fea.

Veamos un poco más

El punto clave para que no sea una tortura es hacerlo con mucha, pero mucha frecuencia. Si lo dejamos que tome mal olor, será algo de verdad desagradable de hacer.

Otro punto muy importante es separar bien los residuos en cubos diferentes  y en ninguno de ellos colocar nada que tenga cierto contenido líquido. Todo lo que entra al cubo está seco.

Las bolsas tienen que ser las adecuadas

Si ponemos una bolsa pequeña que no queda bien ajustada y se mueve por los lados, siempre va a terminar derramando algo. La bolsa se cambia a diario por razones muy obvias de higiene, mucho más en verano con las altas temperaturas.

El cubo se debe limpiar  muy bien por dentro y por fuera. Lo ideal es dejarlo con agua con un buen contenido de lejía, al menos una media hora, siempre habiendo retirado antes cualquier pequeño resto que quedara en su interior. Una vez transcurrido ese tiempo, descartamos el agua del remojo y lavamos muy bien con agua jabonosa. El aclarado es muy importante. Si tenemos jardín esta tarea es ideal hacerla al aire libre y ayudarnos con la manguera, si tiene buena presión, mejor. Si no es posible, no hay más remedio que usar la bañera, la que luego debemos lavar muy bien.

Dejamos escurrir boca abajo, hasta que seque completamente. Podemos pasar luego un paño humedecido en zumo de limón, para que no queden olores.

No olvidemos que tener los cubos bien limpios forma parte de las buenas prácticas de higiene en alimentos.