Restaurar

Lacar una bañera

lacar bañera

Los arañazos y golpes son bastante frecuentes en las bañeras. En vez de sustituirlas, tenemos una opción más económica que pasa por lacarla. De esta manera no tendrás que gastarte mucho dinero.

Hay que emplear lacas especiales, que se llaman de espejo. Usan un endurecedor y un catalizador que funcionan por una reacción química. En cualquier centro de bricolaje se pueden encontrar en el color que desees. Otros materiales que serán necesarios son un rodillo de goma espuma, brocha, agua, papel de lija, descalcificador y papel adhesivo.

Para conseguir el acabado perfecto se requiere realizar el trabajo con precisión. En primer lugar hay que limpiar el polvo que pueda tener la bañera y a continuación podremos empezar a esmaltar, cerrando antes el desagüe y echando tres litros de agua. Después le añadiremos el descalcificador y lo aplicaremos por toda la bañera. Hay que dejarlo que actúe y con la ayuda de una lija lo puliremos.

El lijado también tiene su grado de complejidad, sobre todo en las zonas redondeadas. Una vez que acabemos de lijar hay que tapar los bordes y los grifos con papel adhesivo y plástico. Echaremos el endurecedor en la laca y lo moveremos bien para que se mezclen. Lo siguiente será añadir el catalizador. Esperaremos unos 45 minutos a que se fragüe la mezcla.

Aplicamos la laca con una brocha realizando bandas longitudinales o transversales y con el rodillo nos encargaremos de distribuirla bien por toda la superficie. El último paso nos llevará a pintar el borde exterior. Cuando acabes debes de cerrar la puerta del baño y dejarla así durante al menos cinco horas. En el caso de las ventanas tendrás que aguardar aún 24 horas para poder abrirlas. Ten en cuenta que el proceso para que seque la bañera por completo puede tardar unos cinco días. Así que ten paciencia.