Ideas

Lectura del contador de la luz: información útil para hogares

Contador de electricidad

La factura de la luz de cada hogar se paga en función de la electricidad consumida cada cierto periodo. Cada casa tiene su propio contador de la energía consumida, por lo que la lectura de éste debe hacerse cada cierto tiempo, ajustando en la factura cuando se ha consumido más o menos, y pagando en función de ésto. Descubre todo lo que debes saber sobre la lectura del contador de la luz para estar informado en todo momento.

La lectura de la luz se hace tomando nota de la cantidad total de kWh indicado en el contador de cada hogar, desde el primer momento en que se instala. A partir de la instalación, a cada lectura se le tendrá que restar la cantidad anteriormente tomada, para saber los kWh consumidos en ese periodo.

Los kWh son las unidades que miden la energía que se consume en cada hogar, y la factura vendrá con una total económico en función al precio de la cantidad de energía consumida. Cada distribuidora de energía deberá encargarse de hacer el recuento en todos los contadores de su zona (cada 2 meses, según la legislación). La factura final será emitida por una comercializadora de energía que no es la misma que hace el recuento del contador.

Como ves, los números pasan por dos compañías distintas, una distribuidora y otra comercializadora, por lo que en ocasiones pueden aparecer errores. Cuando creamos que el consumo eléctrico que aparece en una de nuestras facturas es demasiado excesivo, debemos comprobar en qué lugar se ha cometido el error, para informar a la compañía correspondiente.

Es importante que lleves el control cada 2 meses de que pase un técnico de la compañía a hacer la lectura del contador de luz para que el pago sea el correcto. Cuando no se ha podido hacer una lectura porque nadie se encontraba en casa cuando pasó el técnico, la compañía hará una estimación aproximada de meses anteriores para emitir la factura.

En caso necesario, puedes hacer tú mismo la lectura, e informar a la compañía de la cantidad que marca el contador para que la factura sea exacta. Ante cualquier error, pueden tardar algún tiempo en solucionarlo, por lo que hay que tener paciencia. Pero siempre te darán una solución, porque tienes derecho como consumidor.