Trucos

Limpieza en seco de la alfombra

Mantener las alfombras en condiciones no es una cuestión de estética, es una cuestión de salud. No se trata de que exista una mancha que nos molesta, se trata de tener bien claro que en una alfombra siempre se acumula polvo, pelo de las mascotas, ácaros que son normales en el ambiente, etc. Si dejamos que todo eso se acumule, es una fuente de problemas, ni hablar si hay personas alérgicas en las casa o con problemas respiratorios. Por ese motivo, el aspirado de la alfombra es una tarea que se debe hacer con mucha frecuencia.

Para hacer una limpieza a fondo, tenemos tres opciones que veremos como usarlas, pero que son muy efectivas y muy baratas.

Ingredientes caseros

La primera opción es: una taza de bicarbonato de sodio, tres cucharadas de talco y tres de harina de maíz. La segunda: una taza de almidón de maíz más media taza de borato de sodio (se compra en droguerías). La tercera: una taza de harina de maíz más media taza de borato de sodio.

Cualquiera sea la opción elegida (las tres son muy buenas) las debemos mezclar muy bien con paciencia y luego espolvorear sobre la alfombra. Dejamos actuar durante toda la noche y a la mañana siguiente, con mucha paciencia pasamos la aspiradora en sentido del pelo y luego contra pelo. Con cualquiera de las preparaciones veremos que el cambio es muy notorio.

En los tres casos se puede almacenar la mezcla, pero os recomiendo un truco que usaba mi abuela: en el envase colocamos también una piedra, de modo que cuando agitamos antes de usar, se mezclan mucho mejor los diversos polvos.