Trucos

Cómo se limpian los cuadros

Si hay algo que nos da miedo  y en realidad es un miedo muy justificado, es limpiar los cuadros. No se trata de proceder por intuición ni dejar que estén sucios y deteriorándose por esa falta de higiene. Hay formas de limpiar los cuadros de acuerdo a las características, pero es obvio que si estamos hablando de un cuadro muy valioso lo ideal es que el mantenimiento lo haga un especialista. Veamos algunas ideas.

No debemos limpiar mojando un cuadro nunca, salvo que se encuentre protegido por un barniz, pero siempre teniendo en cuenta que si usamos algo húmedo quiere decir, eso, húmedo no empapado.

Para las pinturas al óleo, es ideal pasar una de esas esponjas que se usan para el maquillaje apenas húmedas con unas pocas gotas de aceite de oliva. Esto da nueva vida a los colores, además de limpiar.

Hay un truco que usaba mi abuela y que es excelente. Partimos una cebolla a la mitad (otras personas en lugar de cebolla usan una patata también en mitades) y con mucha delicadeza, pasamos muy suave sobre la pintura, casi sin tocar. Luego de cada pasada con una tela muy limpia vamos secando ese lugar en especial. Procedemos así con todo el cuadro.

Si vemos que un cuadro tiene una mancha de moho, tiene solución. También usando una esponja de maquillaje, apenas humedecemos (muy poco, pero muy poco) con dos gotas de vinagre de alcohol. Pasamos sobre la mancha y secamos inmediatamente con papel absorbente. Lo ideal es no dejar el cuadro en un lugar tan húmedo, al menos por unos cuantos días mas.