Trucos

Limpieza de cortinas de baño plásticas

Las cortinas de baño de plástico son una solución sencilla y barata que soluciona el problema de la ducha. La principal ventaja es que dado el bajo precio, podemos cambiarlas con cierta frecuencia. Claro que la idea es que las cambiemos cuando queremos hacerlo, por una cuestión de decoración  y no por el mal estado de las mismas. Hay varios trucos más que simples que nos permiten mantenerlas por mucho tiempo impecables.

Cuando recién la compramos, dejarla unas horas en remojo en agua con sal. Esto evita que se le adhiera el jabón y evita la formación de hongos. Igualmente, cada tanto, para reforzar ese tratamiento podemos hacer una solución de glicerina y sal de cocina  y la aplicamos sobre la cortina. Si no tenemos glicerina, pues una solución de agua con el acondicionador de la ropa. Si no tenemos nada de eso, podemos usar un poco de aceite de bebé.

Si la cortina está manchada, dos opciones. La primera, pasar bicarbonato de sodio apenas humedecido en agua, aplicar como una papilla sobre la zona manchada y dejar actuar. Luego aclaramos y no hay más manchas. La otra opción es usar limón con sal, hacer también una pasta con estos ingredientes, aplicar sobre la zona problema y dejar actuar. Igual que en el caso anterior, solo nos queda aclarar.

Normalmente se pueden lavar en el lavarropas. Lo ideal es hacerlo junto con las toallas  y al aclarar, agregar media taza de vinagre de alcohol. La colgamos bien estirada para que no se generen problemas con los pliegues.