Trucos

Limpieza de lámparas de mesa

Para limpiar una lámpara de mesa el primer paso, muy obvio y evidente pero que hay que repetirlo siempre, es desconectar de la electricidad. Siempre que limpiamos algo eléctrico, así sea una limpieza simple, hay que desconectar  y no me canso en repetirlo. Hoy veremos algunas de las lámparas de mesa más comunes  y como hacer para gastar muy poco y dejarlas espectaculares.

Las que son de porcelana, son muy simples. Las desmontamos, pasamos un paño limpio al que hemos humedecido con agua jabonosa y para las partes más inaccesibles, nos ayudamos con un viejo cepillo de dientes. Aclaramos usando agua con unas gotas de vinagre que le dan mejor aspecto a la porcelana.

Las lámparas de mármol llevan un procedimiento igual en cuanto a desmontajes, pero se limpian con una solución de agua y jugo de limón, o con una solución de agua y vinagre. Hay que tener en cuenta en ambos casos que no podemos dejar actuar la solución sino que debe ser aclarada rápidamente. De ser necesario repetimos tantas veces como se nos ocurra, pero siempre aclarando porque sino se puede manchar.

Las lámparas de madera se limpian retirando el polvo con un paño seco  y luego se la pincela con vaselina líquida. Quedan mejor que nuevas.

Me han dado un consejo muy bueno, pero que no probé aún. Luego de limpiar, antes de montar la bombilla, le pasamos un algodón humedecido en un muy buen perfume. Cuando la encendemos  (supongo que hay que hacerlo casi enseguida) se perfuma todo el ambiente.