Trucos

Limpieza de lámparas de porcelana

Así como os contaba en un post anterior que las lámparas de bronce me gustan mucho y las uso en muchos trabajos de decoración, tengo que confesar que las de porcelana no me gustan ni un poco. Les reconozco todos los méritos y entiendo que gustan mucho, pero es más fuerte que yo y la verdad es que no pondría una en mi casa. Totalmente personal, pero eso no quiere decir que no sepa como hacer una muy buena limpieza de este tipo de lámpara.

Como en el caso anterior, el primer paso y obvio es desconectar de la pared. Retiramos la pantalla que luego vamos a ver en otro post como nos conviene más limpiarla, retiramos también el bombillo o lamparita (según en que país estéis leyendo este post) y pasamos a la porcelana en si misma.

Con un paño humedecido en agua jabonosa limpiamos muy bien la lámpara. En los sectores más difíciles nos podemos ayudar con un viejo cepillo de dientes. Aclaramos usando un paño humedecido en agua a la que le hemos agregado vinagre, lo que profundizará la limpieza y mejorará el aspecto. Hay que recordar secar muy bien, paso que no se puede omitir.

Lo siguiente que haremos es ocuparnos del bombillo o lamparita. Para eso vamos a embeber un paño en vinagre o en alcohol azul, quedan perfectas. Algunas personas emplean un truco que en lo personal no he usado y es humedecer un dedo en vaselina y pasarlo con delicadeza por la rosca del bombillo.