Trucos

Limpieza de linóleo

Limpieza de linóleo

La limpieza del hogar es algo que debemos mantener a toda costa sea como sea. Pero si además se trata de un hogar con peques  y ni hablar si los peques son muy peques, la limpieza equivale a salud, es parte de ser un buen padre. Los niños muy pequeños juegan sobre el suelo, dejan sus juguetes en el y luego de llevan las manos a la boca, lo que es inevitable. El punto es mantener el suelo muy limpio,  sin dañarlo y sin tener que hacer un trabajo muy exagerado.

El linóleo es un material algo más antiguo que el vinílico, digamos que es el hermano mayor. Es muy práctico pero hay que saber limpiarlo.

No todos saben que se puede barnizar o encerar, lo que hace que la limpieza sea más simple.

Dos técnicas para limpiar

Si no hemos hecho lo anterior, una forma muy fácil de limpiarlo es simplemente con agua jabonosa, la que luego aclaramos. Si se ha producido una mancha por la pata de un mueble o porque alguien ha entrado con los zapatos muy sucios, se puede intentar quitarla con  goma de borrar común y corriente. Si esto no funciona podemos probar con éter.

Un sistema infalible que tenía una de las hermanas de mi abuela era una mezcla que hacia con jabón negro, agua y sosa. Lo mezclaba muy bien y lo aplicaba con un cepillo de raíces. Este sistema es para suelos de linóleo muy, muy sucios, ya que da bastante trabajo.

Como en todos los casos, sino dejamos que se llegue a ensuciar demasiado, la tarea es mucho más fácil.