Trucos

Limpieza de vitrocerámica

Fry pan on ceramic cooktop isolated with clipping path

La clave para que un elemento, cualquiera sea, tenga el máximo de duración en las mejores condiciones posibles, es que se haga el mantenimiento correcto. Si a eso le sumamos que ese elemento no solo se encuentra en la cocina, sino que es el que usamos para cocinar, las medidas de higiene tiene que ser las más estrictas. No se trata de que quede feo, se trata que si la cocina no está en condiciones, los alimentos que en ella se procesan pueden contaminarse.

Limpieza adecuada

Un punto clave con la vitrocerámica es que la limpieza tiene que ser diaria. Luego de cada uso, hay que repasarla. Solo debemos esperar a que se enfríe y la lavamos con un paño mojado en una solución de agua y el detergente que usamos siempre. Una vez que lo hemos pasado, solo nos resta aclarar muy bien y dejar que se seque solo.

No esperar a  último momento

Si se ha acumulado suciedad, debemos dejar actuar un limpiador adecuado para vitrocerámica, al menos media hora. Al cabo de ese tiempo vamos a limpiar con una esponja, insistiendo hasta quitar la mancha. El punto es que no debemos dejar nunca que esto ocurra, porque a veces es muy complicado disolver una mancha que se ha consolidado.

Cuando notamos que la vitrocerámica está opaca, aún si no vemos la presencia de una mancha en especial, el problema es que hay una pequeña capa de grasa cubriendo, casi con seguridad. Esto nos tiene que llevar a una limpieza mucho más estricta, dejando actuar mucho rato y aclarando  bien.